El avance de la Inteligencia Artificial en el arte y los debates que plantea: ¿sueñan los androides? – Unidiversidad

Si miramos con tenenimiento algunos sucesos de la agenda cultural de los ultimos días, es inevitable reparar en el avance de lo tecnológico en el terreno de la creación artística. La opinión de espalisadores pone en debate el alcance la inteligencia artificial en el amíbetos artísticos.

Photo: Télam.

Si miramos con detenimiento algunos sucesos de la agenda cultural de los ultimos días es inevitable reparar en el avance de lo tecnologico en el terreno de la creación artística: el británico Damien Hirst incineró cientos de sus obras luego de transformarlas a NFTel turco Refik Anadol will present a monumental creation with millions of dates tamizados por Intelligence Artificial y Laurie Anderson contó cómo digitalizó a partir de esta tecnologia toda su obra. ¿Un nuevo paradigma en el mundo del arte? ¿Cómo se manipula esa utiliza tecnologia que no posses creativity, conciencia ni alma?

They say that an Artificial Intelligence never could observe René Magritte’s painting “Esto no es una pipa” y decir que no es una pipe. embargo, cada vez con más frecuencia surgen noticias acerca de artistas que experimentan con ella. No hace mucho en España premiered with its own exhibition el artista artificial Botto, que cobra más que el artista humano que lo nutre, el alemán Mario Klingemann.

Maybe no sea casual que por estos días haya re-estrenado en las salas de cine el film “Blade Runner” (1982)by Ridley Scott, a fundamental work of the cyberpunk genre and considered one of the best sci-fi films of all time, which se posicina en ese impreciso límite entre lo artificial y lo natural. Un pulso de época tal vez, que regresa con este largometraje basado en la novela de 1968 de Philip K. Dick, “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”. Esa pareciera ser la pregunta que estructura hoy a las principales novedades en materia de arte y cultura: ¿sueñan, alucinan, imaginan, ríen las inteligencias artificiales?

A few days from when one of his most emblematic works was installed on the public road, el turco Refik Anadol -uno de los creadores digitales más destacados- presented at the Teatro Colón one of his iconic creations, “Machine Hallucinations: coral”a visually impactful work, a pioneer in the use of data and artificial intelligence, which, according to the artist, refers to the idea of ​​a machine that he does not forget because “Artificial Intelligence (IA) is a tool, an extension of our mind”.

Recognized for having digitized the complete collection of the Museum of Modern Art (MoMA) in New York and having transformed into NFT the iconic facade of Casa Batlló, by the Catalan Antonio Gaudí, Anadol (Turquía, 1985), this succession of 1,742,772 images of corals intervenidos digitally lasted for the first time in Buenos Aires que forman “una obra de arte meditative, que propone un estado de fluir y que nos permite entender la diversity que hay bajo el agua”. Y dijo: “Yo nunca podría recordar todos esos milliones de imágenes, pero la máquina sí, se convertivo en una extensión de nuestra mente”, he pointed out about his piece programmed to “alucinar”.

Dear Anadol, “AI is an exploration, a tool that allows you to do things that you couldn’t do on your own. Es una extensión de la mente: no tenemos estas características en nuestro cerebro. Es emocioneto hacer cosas que antes no eran posibles. No todo el mundo is ready to let the AI ​​examine them. Pero está bien, la IA no está tratando de ser alguien más, está tratando de permiterte que te conviertas en alguien más. No creo que haya nada malo mientras se use de forma ética y honesta. Cuando empecé este experimento tuve que defesafarme a mí mismo al preguntarme: ¿Puede una máquina lucinar? Can a machine learn? Y si puede aprender, ¿puede soñar? Las machines no sueñan pero sí puedes crear el proceso de soñar por medio de algoritos y, en la mimica, parece un sueño”.

La mimica parece ser una de las palabras claves a la hora de hablar de inteligenia artificial fused con el arte. Just review the theory of the British mathematician Alan Turing (the classics don’t fall), which in 1950 coined the famous test that carries its name: a series of tests to determine if a computer can ‘think’ or not, via the dialog of a humano con dos ‘plots; uno de ellos es una máquina “que sustituye al hombre”.

Para la multifacética artista Laurie Anderson, sencillamente no hay sustitución. En su visita reciente a la Argentina, brindó en el Malba la clase magistral “La influencia de la Inteligencia Artificial en las artes hoy”. The singer, artist and performer in the United States digitized all of her work through an IA that recorded all of what she once did, which she considered as a magnified vision of herself, a luck of Aleph in her work.

“No es que me interese la inteligencia artificial en sí síno que me parece enrichingadora la idea de disponer de la major base de datos sobre una questión de interes. “Imagínense si estuvieran escribiendo algo y puedieren tener acceso a todo lo que han escrito antes sobre eso”, explained Lou Reed’s couple during more than 20 years in a rueda de prensa. estilo y esa voz Entonces, estoy escribiendo algo y tira connexiones con alguna otra questión del pasado. Hace cortes abruptos muy extrañas. No sigue una lógica sino que tiene una lógica más bien poética”, added sobre la IA.

Casualidad o no, durante su conference en el Centro Cultural Recoleta, Anderson contó que un amigo le obsequió una lapicera con forma de pipe que dice ‘Ceci n’est pas une pipe’ con un botoncito que dice ‘No’. El obsequio hace allusión al cuadro de René Magritte conocido como “Esto no es una pipa” pero titulado formally “La traición de las imágenes”. Esa misma pintura que puede disconcertar a cualquier IA. Algunos se preguntan si los algoritos son los artistas del futuro. Aunque pareciera más eficaz preguntarse si la IA podría, un día, aprender a ser creativa.

El centro de arte y tecnologia Etopia, located in Zaragoza, Spain, exhibits for these days the sample “Botto: el experimento artístico extraordinario”, the work of an “algorithm-artist” capable of creating hundreds of creative proposals per weekenfrantándose a su propia originalidad como artista y sometiendo su trabajo a la elección del público.

“Botto works thanks to Artificial Intelligence (IA) and is governed by a decentralized community. Like all Artificial Intelligence, Botto needs to be trained with a large data bank: its algorithm has been exposed to more images than any other human su vida”, explicaron desde esa espacio expositivo.

Created by the German Mario Klingemann, Botto tries to put into debate quién y qué es un artista, but also the scope of the collaboration between the man and the machine, the co-creation and the concept of authorship when it is the Artificial Intelligence that drives the creative process. While the exhibition will be held in Etopia until October 29, Botto’s works have already been sold for more than a million dollars and one of his creations will be exhibited in December at Art Basel Miami.

La genealogía de lo que hace Botto hoy habría que encontrarla en el colectivo Obvious, que en 2018 realized el retrato de Edmond Belamy, una pintura realized por inteligencia artificial que llevaba por firma nada menos que una formula algebraica. Entonces, se vendíó en casi medio millón de dolares en subasta. The work, generated by the computer, was fed from a large data base of 15,000 portraits painted between the 14th and 20th centuries, which, once analyzed, allowed the machine to produce new images.

Los interrogantes del colectivo parisino en ese entonces, siguen encontrando actualidad: ¿Son las máquinas capaces de crear? Are you an artist? ¿Son capaces de emocionarnos? ¿Qué tipo de authenticidad le assignaremos a las obras creada por máquinas? y ¿Llegarán amenazar el papel de los artistas involucrados? Por entonces, declararon a la prensa, muy confiados, que la respuesta es “no”.

Probably las machines puedan hacer un buen cuadro pero nunca inventar una nueva manera de pintar, como lo hizo Picasso. Entonces ¿cuál va a ser el paradigma que va a consolidar la IA con respecte al arte? ¿De qué manera van a conformar un nuevo paradigma en el mundo del arte?

According to Refik Anadol, “estamos muy lejos de las máquinas inteligentes. Por el momento son sólo simulaciones, están simulando una inteligencia pero no son inteligentes en absoluto. But the intelligence of the machines is a beautiful field that will be extremely advanced in the future. Ahora mismo estamos en modo de transición, estamos apprendiendo lo que pueden hacer”.

As predicted by Turing, la mimica por parte de la máquina no tiene límite, la pregunta clave tal vez se with which learning parameters will be trained the AI ​​in the future, ¿con qué valores vamos a programar a las máquinas que no poseen sentimiento, conciencia ni moral? Las consideraciones éticas sobre la IA pareciera ser entonces el gran tema para el que hay que prepararse. Perhaps, todo se limite a analyser que representation hacemos del mundo hoy.

Cuando en 2020, en plena pandemia, el Instituto Goethe organized a series of lectures -online- to analyze the challenges and potentials of Artificial Intelligence, with the curator, the German Jeannette Neustadt, said that “the art created by Artificial Intelligence imitates styles and genres, but does not create anything of its own, nothing new and, above all, no puede crear arte que sea capaz de questionar nada”. In addition, al hablar de esta toola que cada vez está más presente en el universo del arte, advirtió: “la IA todava está en su infancia pero dará forma a nuestra sociedad, para bien o para mal”.

.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *