los perfiles falsos de LikedIn created with artificial intelligence

De facilitareles la labor a plantear un reto tan unexpected como difícil de lidiar. Los responsables de Recursos Humanos de las compañías se enfrente a un problema que sonaría a ciencia ficción hace questiona de decada y media: false profiles de LinkedIn creados con mucho morro y algo de ayuda de la inteligenia artificial. Currículos dishonestos siempre los hubo y personas dispuestas a echarse flores y presumir de cargos que no tienen ni nunca han ejercido también; a ellos se les ajeda ahora el reto de saber cuándo una photo es o no real en la red y los datos que la acompañan verídicos.

Éramos pocos y… se nos complica la cosa en LinkedIn.

Algo más que adornar el curriculum. This is essentially the problem with which they are encountering some companies on LinkedIn: profiles of executives invented in those that combine texts extracted from other legitimate accounts with — here is the most surreal thing in the matter — images generated by IA that help reinforce el engaño Su circulación supone un quebradero de cabeza para las oficinas de RRHH que se apoyan en LinkedIn y quienes administran grupos.

Apuntando a grandes compañías. Una de las voces que ha advertido del problemas es la del reportero experto en seguridad y ciberdelincuencia Brian Krebs, quien hace solo unos días alertaba de un phenomenó curiosio, por llamarlo de alguna forma: la creación de “una grand candidad” de profiles falso en LinkedIn de supuestos ejecutivos que se arrogaban funciones de Chief Information Security (CISO) en grandes compañías. Tan grandes, de hecho, que se en la lista Fortune 500.

El problema es mucho más grave de lo que pueda parecer. Krebs relata cómo al buscar en Google quién era el CISO de una gran multinational energetía el primar result que se encontura fue una account de LinkedIn fraudulenta. El perfil de LinkedIn del authentic figuraba en segundo lugar. The other one of the CISO’s misleading accounts, in this case of a woman who ensured that she exercised her role in another giant of the sector, had been able to slip into a list of directors of a web especializado.

El alcance del problema. A raíz de su investigation Kreb ha observado otras respuestas que apintan que este tipo de profiles no son una reza nor algo exclusivo de los CISOs. Eso sí, percieve un interés especial por functions y sectors relacionados con noticias o phenomenos globales. A modo de ejemplo quotes perfiles engañosos de expertos en gestionar tareas de recuperación tras huracanes.

To manage some figures, the researcher spoke with the managers of a group of sustainability professionals on LinkedIn with more than 300,000 members. “Recibimos más de 500 solicitudes de profiles falsos para unirse semanalmente”, points out one of them, who assures that the problem has worsened since the beginning of the year. In total calculan que han bloqueado más de 12,700 profiles sospechosos falsos solo en lo que va de 2022. “Cuando un intenda infiltararse lo hace en oleadas”, apostilla el responsable de otro grupo de la red social en KrebsonSecurity.

Un problema no del todo nuevo. El vicepresidente de otro negocio, una consultoria, relata cómo hace dos meses identificó miles de perfiles falsos que aseguraban dempesenciar algun cargo en su propia organización. Tras quejarse varias veces asegura que LinkedIn le pidió que enviase una lista de todos sus empleados y borró los profiles que no estaban includios. Los intentos de engaño en la popular red social pensada para profesionales, en cualquier caso, no son del todo nuevos.

In April, NPR reported on an investigation by Renée DiResta and Josh Goldstein that revealed more than a thousand LinkedIn profiles that used faces generated apparently with artificial intelligence. Quienes los emplean se aprovechan de la mejora de este tipo de tecnología. Hace poco un equipo de investigação conclusia que si nos pidiesen que identificásemos un deepfake solo acertariamos en el 48.2% de las ocasions. Vamos, si fuese un examen suspenderíamos.

La gran pregunta: ¿For qué? Solo hay suposicións. Una es que, al menos en ciertos casos, se vinculen a las conocidas como estafas “pig butchering”, con la que alguien se gana nuestra confianza antes de presionarnos para que depositemos criptoactivos en webs o billeteras digitales. Another option is that they take advantage of the false identity to pass themselves off as job recruiters on LinkedIn and thus have more simple access to the personal and financial information of their victims.

Curiously, señala Kreb en su article, hay bots que parecen no estar monitoridos: ni responden a mensajes ni publican contenido. En una vuelta de tuerca even more curious, in August Fortune llegó publicar sobre la existencia de piratas informáticos que usan LinkedIn o Indeed y copian profiles con el propiso de crear cuentas y acceder a criptoempresas de EEUU.

Can you solve it? Here’s another one of the grand questions. On the table there are already some possibilities that would help to assess the veracity of a profile, such as adding information in each case about the date of creation of the account, something similar to what Twitter does, and making it easier for companies to actuar cuando detectan que alguien miente sobre las funciones que ejercen en su organizational chart. The truth is that LinkedIn itself offers channels to denounce this type of circumstance. El objetivo: evitar engaños… y jaquecas en las oficinas de RRHH.

Imagen de portada | Souvik Banerjee (Unsplash)

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *