Los relojeros revindican su oficio como reparadores de relojes artesanos con tecnología puntera

En sus talleres conviven relojes de alta gama con otros históricos, trabajan de manera artesana pero utilizando la tecnología más puntera. Hablamos de los relojeros. Un officio que resiste en el tiempo a pesar de las adversidades. Quedan muy pocos en Aragón y muy pocos jóvenes se interesan por esta profession. “Estamos en periodo de extinction porque no existe relevo. Nos hacemos mayores y si no cambia la tendencia, con el tiempo el oficio desaparecará, aunque vamos a luchar para evitarlo“, he says José Antonio Nieva, relojero en Alfajarín. I’m an exception to this situation Enrique Jordan. Con 40 años es uno de los más jóvenes relojeros de Aragón. “Es una pena porque trabajo, hay. La gente ahora tiende más a repair sus relojes que a gastar dinero en uno nuevosobre todo si son de alta gama”, says Jordán.

Ambos relojeros, Nieva and Jordán, will travel this weekend to Madrid as representatives of Zaragoza en la IX edition of the assembly of the National Professional Clock Repair Association (ANPRE), que cumple una decada y en la que se quiere poner en valor el sector, acercar puntos en común y ver sus perspectivas de futuro. También habrá courses impartidos por relojeros suizos para que los profesionales de nuestro país puedan competir a nivel mundial.

Asociación national profesional de relojeros reparadores (ANPRE)
Asociación national profesional de relojeros reparadores (ANPRE)
Jordán Taller de relojes

España es puntera en cuanto a tecnología y no se conoce. Los aparatos que utilizamos ahora son practica ordenadores y tenemos que saber unir el trabajo artesanal que requirement estas piezas con tecnología de ultima generaciónporque tan pronto tienes que reparar un reloj de alta gama de 600 euros como uno de más de de 200 años en el que tienes que usar las técnicas de toda la vida”, explains Jordán and adds: “Contamos con los mejores relojeros del mundo, cada vez más preparados, con gran tradición relojera, ya la vez con una preparation de último nivel que nos hace ser punteros a nivel mundial”.

“Este tipo de encuentros son ventanas para nosotros, porque este es un oficio impresente”, affirms Nieva. “Si la gente conociera nuestro trabajo pensaría que somos cirujanos”, continues el relojero. “We work with diminutive pieces, with centuries-old clocks and with mechanisms en las que toda su maquinaria cabe en un céntimo de euro”, explains this professional with more than 30 years of experience. “Vamos a Madrid a poner en valor nuestro oficio porque en Zaragoza hay mucha tradición relojera, aunque ahora no quedarán más de ocho relojeros con taller propio en todo Aragón”, says Jordán.

Un officio con tradición

Él mismo forma parte de esa tradición ya que empezó en este officio por su abuelo materno que tenía la jewelería-relogería Pemán. “Empecé de aprendiz en diferentes servicios técnicos y en jewelryas con relojes de alta gama”, recuerda. In 2014, he opened his own shop in Zaragoza y tras 20 años de trajeteria el balance es positivo. “Los talleres son necesarios porque los relojes siguen estropeándose. Hay dos opciones, o llevarlo donde lo has comprado, que lo devuelven a la marca para su reparación fuera de Zaragoza, o llevarlo a un taller de relojería”, affirms Jordán. “Además, desde hace unos años estamos comprobando que cada vez se compran menos relojes en establishmentes tradicionales y más por Internet, por lo que también es más fácil traerlos a reparar a un taller como el nuestro”, asserts el relojero.

Jordán also holds the key to the lack of relief in this officio. “I and sector en el que apenas existe formación oficial. Hay una escuela en Barcelona y un grado de Formación Profesional en Madrid, pero nada más. Los que nos dedicamos a esto hemos empezado desde abajo, como apprendices”, confirms this professional. “Es un trabajo muy espalisada que implica mucha dedicación y que está muy poco valorado social y económicamente”, added Nieva.

Competencia desleal y fuerte inversión económica

A esta situación se une una “competencia desleal” de establismos que cambian pilas o cristales de los relojes pero que no son talleres. “Ahora cualquiera le pone pilas a and reloj”, says Nieva, “Pero cualquiera no vale para todo y notamos mucho el deterioro de los relojes cuando los llevan a sitios en los que no tienen los conocimientos adequados”, explica el relojero. “Como todo, cuando te pasa algo, vas al specialista”adds.

La fuerte inversión económica que se necesita también es un inconvenient. “Para tener un servicio técnico mínimo y and taller medianamente decente se necesita invertir unos 20.000 euros en maquinaria”, points out Jordán, “pero si quieres ser servicio técnico certificado o taller certificado de alguna marca, la inversión se va hasta los 50,000 euros”, adds el relojero.

Estas inversiones tienen como objetivo dar el mejor servicio al cliente y seguir siendo un sector competitive, innovator y con futuro. “Todo sin dejar de lado el aspecto artesano y el gran respeto por el producto con el que trabajamos día a día, ya que cada reloj no sólo es una máquina, sino que también es una historia personal”, concludes Jordán.

.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *