Science, technology and death

Se dice que la muerte es el único destino inevitable de todo ser vivo. Desde que nacemos, cada minuto nos acerca inexorablemente al final de nuestros días. Para el humano, acostumbrado a rutinariamente domesticar su entorno y adaptarlo a su gusto, es algo fascinating que se antoja un reto y un misterio. A diferencia del resto del reino animal, para nosotros la muerte ha pasado de ser un phenomenó natural a uno ineffable, inherente a nuestras culturas; desde la más antigua hasta la más moderna, las creencias y expectacións en torno a ella moldean aspectso de nuestra vida.

Algunas naciones están más familiarizadas con el concepto y lo celebran e integran a sus vidas. En algunos países, como el nuestro, convivimos día a día con la violencia y macabras escenas como la de un perro deambulando con una cabeza humana entre sus fauces, dignas de una surreal película de terror, forman parte de nuestro acervo cotidiano en el que la muerte violenta y prevenible se ha normalizado al extremo de la indiferencia.

A pesar de esas variants, la constante respecto a la muerte natural es el miedo y una obstinada búsqueda por evitarla. Buscamos una cura para un acontecimiento consustancial a la vida, indagando desde la espiritualidad, la alquimia, la ciencia y la tecnología.

LEE MÁS: ‘Chavorruqueo’ por salud | Sentirse más joven hace que el cerebro envejezca más lentamente

Los recursos a nuestra disposición terminan tarde o temprano direccionados en una cruzada por la immortalidad: vivir más años, morir por menos razones, eradicar las enfermedades y el dolor.

Pareciera que no nos es suficiente con dejar uella de nuestro paso por la existencia por medio del impacto que tenemos en las vidas de los que nos rode, de nuestras fotografías y pubicaciones en redes sociales, de nuestras creaciones, descubrimentos y aportaciones al desarrollo humano . No nos basta con immortalizar un legado, algunos aun quieren immortalizar la vida, sin considerar que esta necesita de la muerte, su inseparable amante, para mantener su sentido.

Por ahora, buscamos el elixir de la vida eterna por dos caminos principales: para el bienestar físico, a través de la medicina, la industria pharmaceutica y la cultura del bienestar. para la permanencia, a través de las technologías digitales. Respecto al primer camino, hemos logrado avanzar: en los últimos sesenta años la esperanza vida en el planeta ha increased de 52 años a 72. expectant de los años por vivir, las políticas de salud a lo largo y ancho del globo nos han permitido mirar hacia adelante con esperanza.

No obstante, queda el verdadero reto: si vamos a vivir más años, merecemos envejecer dignamente. It is a goal that requires structural changes and mentality, especially if we consider that the World Health Organization has alerted recently that one out of every six adult adults in the world is the victim of some type of abuse. De hecho, algunas encuestas han encontrato que, al menos en México, le tememos más a envejecer y perder nuestra autonomía, que a la misma muerte.

En cuanto al segundo camino, el de las technologías digitales, nos ha llevado a questionar la pertinencia y la ética de alcanzar la immortalidad. El pionero de inteligenia artificial Ray Kurzweil ha advertido desde hace unos años que, in menos de two decades, el tiempo de vida could be extended until eternity thanks to technologies. At the moment, this is limited to the possibility of recreating a nuestros seres queridos through artificial intelligence and augmented reality.

In this way, we could generate “virtual collections” of people: store their memories, emotional responses, voice patterns, vocabulary and physical characteristics to create bots that allow conversation and interaction. Estas configuraciones podrían, de acuerdo con algunos proyectos incipientes, imprimirse en robots o cuerpos sintéticos para así lograr la existencia perpetua. This is how digital avatars are considered allies of stars to defeat death, creating entities based on the original persona.

Claro, estas alternativas asumen que las personas somos agglomerado de características replicables que, al combinarse, crean a un ser humano en su totalità. Hasta ahora, si esto es o no de esa manera depende de las creencias individuales, habrá para quienes esta idea es valida y para quienes es una afrenta a la esencia misma de las persons. Sin embargo, de avanzar estos proyectos, encontrar la respuesta a la composition real de las persons podría desatar discusiones sin precedentes.

La tecnología le ha given tintes ilimitados a nuestro futuro, volviendo una realidad próxima lo que antes era una simple fantasia. Nos entamentes ante un punto de inflexión en el que nuestras decisions y proyectos colectivos determinarán con major fuerza el rumbo del futuro. Es momento de detenernos a reflexionar si realente es desirable vivir más… o si debemos mantenernos en focuados en vivir mejor. For this, it is essential to consider factors such as the level of actual deterioration of the planet, the quality of life and the levels of inequality, in addition, we must think that the immortality we seek would be attainable for all the privileged few and, above all, if the finalidad real de la ciencia es la immortalidad.

LEE MÁS: El sueño de envejecer dignamente

¿Por qué no mejor enfocar nuestros anhelos y espejos en mejorar el mundo en que vivimos para todos?

.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *