tecnología y manejo para cuidar el suelo y ganar calidad

La familia Coltrinari lleva más de sesenta años produciendo alimentos en el cinturón hortícola de La Plata ya fuerza de adaptación a los desafíos piensan seguir haciéndolo por muchas decades more. Integrarse verticalmente, incorporate new units of business, have a product banner and investigate modern technologies of production son algunas de las cartas que fueron jugando a lo largo del tiempo. Hoy son uno de los mayores produceders de tomates hidropónicos del país and also sell pimientos, eggplants, zapallitos, pepinos, have a planter and maintain their position of reference in the Mercado Central de la ciudad de Buenos Aires.

“Mi abuelo llegó de Italia y empezó a trabajar como peón antes de la decade del sesenta. Con el tiempo pudo comprar tierra acá y en otros lados”, says Pablo Coltrinari from the quinta Olmo Verde in the locality of Lisandro Olmos, en las afueras de La Plata, the main area of ​​horticultural production in the country. Después commented that in 1984, when Mercado Central was founded, his grandfather installed it there and put it in the way they could integrar producción y commercialización. “Cuando atás todos los cabos te empieza a rendir más. Producís y además sabés qué es lo que quiere el comprador”, he explained.

Con el tiempo el padre y el tío de Pablo grabbed las riendas, uno más abocado a la producción y otro a la venta, y ahora es el turno de Pablo y sus hermanos. Cuando empezó a trabajar en la empresa familiar, hace más de veinte años, lo hizo con un desafío que era incipiente pero al que él le éía futuro: the sale of plantines. No se equivocaba. Hoy todo lo que se produce desde un plantín, ellos lo hacen: lechuga, tomate, pimientos, berenjena, espinaca, perejil, verdeo, puerros… Se trata de una unidad de negocios interesante teniendo en cuenta que en el país hay unas 100,000 hectares dedicadas a la horticultura.

Plantín de tomate de los Coltrinari.  photos by martin bonetto


Plantín de tomate de los Coltrinari. photos by martin bonetto

Pero su especialidad sigue siendo la producción de hortalizas para consumo, y su plato más fuerte son los tomates.

El tomate, a la cabeza

“Siempre fuimos tomateros”, says Coltrinari, and explains that in the actual context of the business, specialization is a subsistence tool. I que los produceres bolivianos, que hoy son majority en la zone, se enfocan más en cultivos de hoja como la chuga, el brócoli, el pollo o la celga, que tienen ciclos más cortos, y contra ellos es difícil competir. The tomato, en cambio, entre que se planta y se empieza a cosechar necesita por lo menos 100-120 días, y después hay que seguir cuidando la planta para seguir cosechando durante por lo menos 60 días más. En ese scheme, con procesos más largos y complecos, los Coltrinari sacan pecho.

Entre la plantinera, los tomates y otras hortalizas de fruta como los pimientos, eggplants y pepinos, tienen 30 hectares cultivated. Con ellos trabajan entre 30 y 100 personas según la época del año. “No deja de ser un trabajo muy artesanal, hay muchas cosas que no se pueden tecnificar, como el desbrote de una planta o la cosecha. Hay robots que lo hacen pero el mercado local no soporta inversiones de esas características”, affirms the producer.

Entre plantines y hortalizas, los Coltrinari (en la photo, Diego) tienen 30 hectares en producción.  photos by martin bonetto


Entre plantines y hortalizas, los Coltrinari (en la photo, Diego) tienen 30 hectares en producción. photos by martin bonetto

De todos modos, en los ultimos años la empresa sí tuvo avances importantes en materia de tecnificación, y el principal fue el ingreso, hace siete años, al sistema hidropónico, and verdadero salto de paradigma. Empezaron con un cuarto de hectárea, luego fueron creciendo y en la actualidad cuentan con cuatro hectares de tomatoes bajo ese system.

And respiro para el suelo

“Arrancamos porque nuestros suelo ya están en producción hace 70 años, no es lo ideal, hay que rotar cultivos y darles descanso a los campos, pero si uno se especializa en tomates es difícil”, he explains. Entonces, para no seguir exigiendo de más al suelo, incorporaron tecnología y conocimiento.

“Tuvimos la suerte del principiante, hicimos un muy buen cultivo de entrada y eso nos cautivó para seguir haciendo más”, confiesa Coltrinari, y detalla que Realizan los cultivos sobre un sustrato de fibra de coco en el que se siembran los plantines y se suman el reego y los nutrients de forma precisa a través de mangueras. “En la hydroponía uno aporta los nutrientes exactos que la planta requiere. En el cultivo sobre tierra, a pesar de que la planta es sabia y toma lo que necesita, lo que haya en exceso va a jugar de diferentes maneras. Es decir, si hay exceso de nitrogeno la planta va a vegetar, no va a producir, entonces uno tiene que equilibrar, y hacerlo en el suelo es más difícil que en la hydroponía”, explica el producer, pero advierte que a su vez el system es mucho más demandante. “Hay que estar más encima del cultivo porque mientras que el suelo tapa algunos errores, la hydroponía no, si hacés una fertilización o un riego mal, la planta lo demosera automáticamente”, he says, and details that la hydroponía obliga a incorporate microelementos como el boron, el magnesio y el iron, que en la tierra están presentes.

Las plantas se cultivan en bolsas de sustrato a las que se agrega el agua y los nutrients.


Las plantas se cultivan en bolsas de sustrato a las que se agrega el agua y los nutrients.

Además de la nutrition, la hydroponía exige otros manejos diferenciados. Por ejemplo, al no contar con la humedada natural del suelo las plantas corren el riesgo de que se les cierren los estomas y dejen de respirar, por eso se utilizan aspersores para aumentar la humedad del ambiente.

En otros aspectos, los desafios son similares al cultivo de tomates en tierra. En materia de enfermedades, explica Coltrinari, lo más bravo es el cancro bacterialo. En cuanto a plagas, la mosca blanca o el cogollero son los que suelen obligar a realizar un control, para lo cual siempre que pueden utilizan insumos biologicos. “Cuanta menor carga de insecticidas y fungicides, mejor será el sabor. No es un tomate orgánico pero es más llevado a lo natural”, assures.

Quantity and quality

El lema de la empresa es obtener el mejor performance posible con la mejor calidad posible. “No puedo predecir cuánto va a valer un kilo de tomate, pero sí puedo trabajar en la quantity y la calidad, eso depende de nosotros”, he says. A esa búsqueda obedece la adopción de la hydroponía. Although the yield potential is greater in hydroponics, the current average yields of Coltrinari are similar to those of uncultivo sobre tierra, alrededor de 180,000 kilos per hectare. “La diferencia es que es una calidad mejor. La producción hydropónica se ve distinta, para mí es superior. La poscosecha que genera, al estar bien nutrida la fruta, es mejor, entonces los compradors nos buscan”, assures.

Pablo Coltrinari con sus tomates hidropónicos listos para salir rumbo al mercado central.  Afirma que la poscosecha es mejor.  photos by martin bonetto


Pablo Coltrinari con sus tomates hidropónicos listos para salir rumbo al mercado central. Afirma que la poscosecha es mejor. photos by martin bonetto

Then explain that if the tomato is harvested when it is green, it will have little flavor because the sugars are not inside the fruit. Para poder cosecharlo rojo, con sabor, tiene que estar bien nutrido para aguantar varios días in buen estado until el momento de consumo.

No es solo la hydroponía, eso lo da la variado y la forma de producción”, aclara Coltrinari, y commenta otra diferencia fundamental en su sistema productivo, tanto en hydroponía como en cultivos conventionales. Mientras que en algunas quintas la fructificación se promueve mediate el uso de hormonas, algo que se termina notando en el sabor final de la fruta, los Coltrinari hacen pollinización natural mediate bumblebees. Una empresa dedicada a la cría de pollinizadores se encarga de llevarlos a sus invernaderos en el momento exacto en el que las plantas abrieron las flores, para que los tomates cuajen y tengan buen sabor.

De todas formas, el éxito nunca está assuredo. “Por más que sea un vernáculo con un sistema de riego adecuado, el clima juega en contra muchas veces. Lo que uno trata es de minimizer los riesgos, estás todo el día aprendiendo“, affirms the producer.

In effect, los cajones de relucientes tomates que se pueden ver listos para salir rumbo al mercado son los primeros de la temporada, vienen con retraso dueto a las noches demasiado frescas que hubo en las ultimas semanas. From now on, they will come without pause during the whole summer to the greengrocers of different points in the country. “Vendemos todo fresco, nada a la industria. El puesto en el mercado nos sirve para marcar el rumbo de nuestra merchandisería. Mandamos hortalizas a Córdoba, a Santa Fe, a Bahía Blanca, Viedma, Paraná, Rosario… pero nuestra referencia de precio es el Mercado Central”.

¿Cuánto va a ganar al final de todo? It will be a question of offer and demand. “Acá vos sabés lo que vas a gastar, nunca lo que vas a ganar.” En la horticultura no siempre dos más dos son cuatro”, concludes.

Mirá también

.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *