The Audiencia tumba la pretension del PSOE de analizar los mobiles de Luceño y Medina

The Provincial Court of Madrid has rejected the petition of the PSOE to analyze the mobile phones of Alberto Luceño and Luis Medina, the two accused in the call caso Mascarillas.

Considera que hacerlo, sin que existen indicios de delito para ordenarlo, sería prospective, “no conforme a Derecho”. And criticism that this solicitude is based on “meras suposicións y conjeturas”, en “la sola finalidad de indagar para ver lo que se encuentra”.

The hand caso Mascarillasel Juzgado de Instrucción número 47 de la capital investiga the alleged estafa committed by both and suffered by the City Council of Madrid in the sale of masks, gloves and tests against the coronavirus in March 2020, at the beginning of the Covid-19 pandemic.

Por intervenir en esta operación comercial, ambos empresarios se llevaron abultadas comisiones. El consistorio paid, en total, unos once million euros.

Ahora, en un auto al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, fechado el pasado jueves, la Audiencia Provincial de Madrid reject the petition of the Socialist Partyque avanzó este diario.

[‘Caso Mascarillas’: el PSOE pide a la Audiencia que permita analizar el móvil de Luceño y el de Medina]

El PSOE, al igual que el Grupo Mixto de consistorio de la capital, que se adhirió a esta request, ejerce la accusación popular en el caso Mascarillas. La Fiscalía, la Abogacía del Estado y la empresa municipal que realizada el encargo del material sanitario se opusieron a ella.

“We consider that, through the statements of the investigators and the witnesses who were cited, whose explanations are consistent between themselves, and appear also corroborated by the abundant documentary evidence relating to electronic mails and WhatsApp messages exchanged, se conoce debida y suficiente el itineraria seguido en el desarrollimiento de las negociaciones y las personas intervinientes”, concluyen los magistrados.

Photomontage de los dos imputados en el 'caso Mascarillas: Luis Medina (i) and Alberto Luceño (d)

Photomontage de los dos imputados en el ‘caso Mascarillas: Luis Medina (i) and Alberto Luceño (d)

Europa Press

“No resulta procedente la intención de sustanciar una investigationa de cáracter general que no se apoye en el concurso de indicios relevantes sobre una eventual comisión delictivasino en la voluntad de su búsqueda, proposing exhaustive investigations con intente de hacerlos aflorar, por si concurrieran”, sustainen.

“De practicarse tal investigation resultaría de naturaleza prospectivapudiendo así adquiri el volumen y alcance que decidan a voluntad las partes accusadoras”, added.

“Las investigações generales y prospectives no son conformes a Derecho”, recuerdan los jueces Eduardo Bermúdez, Pilar Abad y Rosa Esperanza Rebollo. “De lo contrario, cualquier ciudadano podría verse subedito a una investigation basada en la mere aparienza”, reprochan.

“The requirement for Luis Medina to deliver his devices lacking effectiveness for himself, and the right to not self-incriminate, presupposes that the authorities are able to prove the case without resorting to tests obtained through coercive methods or pressure against the will.” de la persona accusada”, insisten los magistrados, citando la jurisprudence del Tribunal Constitucional.

Los móviles

Last May, the PSOE asked the judge to order the delivery of the mobile phones used by Luceño and Medina to communicate with each other, both through calls and WhatsApp.

También pidió que aportasen el terminal con el que se telefonearon con Elena Collado, la funcionaria del Ayuntamiento encargada de las purchases municipalesdurante la pandemia del coronavirus.

[El juez de la segunda estafa de Madrid pide a Londres que localice al vendedor y cita a testigos]

El auto de la Audiencia Provincial also recalls that Collado “or brought the electronic mail and WhatsApp communications” that he maintained with Javier Luceño.

Likewise, the Socialist Party requested that Medina hand over the mobile phone to the one he spoke to el primo del actual alcalde de MadridCarlos Martínez-Almeida, quien le facilitó un contacto en el Ayuntamiento para hacer llegar su oferta de venta de material sanitario.

En un auto fechado el pasado 5 de octubre, el juez instructor del caso, Adolfo Carretero, denegó todas estas diligencias. The magistrate indicated that these petitions “have already been completed” with the police registry carried out days earlier in the home of Alberto Luceño and in the headquarters of one of his companies.

Y el PSOE presented un recurso de apelación contra esa decisión. Lo interpuso ante la instancia superior al Juzgado, la Audiencia Provincial de Madrid.

Carlos Martínez-Almeida, a la salida del Juzgado.

Carlos Martínez-Almeida, a la salida del Juzgado.

Efe

En su recurso, adelantado por EL ESPAÑOL, la abogada del PSOE negaba que sus petitiones constitutivesen una investigación prospective. And criticaba que Carretero las denegase “delimitando la investigation a unos delitos concretos en esta phase de instrucción, prejuzgando sobre los hechos”.

In response, the Audiencia Provincial de Madrid sí considera que el registro a la vivienda de Luceño y “la aprehensión de los dispositivos informáticos y terminales telefónicos del investigado” will shed light on “the totality of the communications that this haya maintained both with Elena Collado and con Luis Medina”. Por todo ello, rechaza la petition de los socialistas de analisar los mobiles de los dos imputados.

El PSOE insistía en implicar al consistorio de la capitala pesar de que el magistrado ha insistido en que ningún funcionario municipal está siendo —ni ha sido— investigado.

“Don’t forget that the bulk of our petition refers to the communications of the investigators themselves, about those that have important evidence of crime, and about the communications made from the accounts of the City Council, the public entity whose communications do not have the same level of protección que las de particulares”, rezaba el recurso del Partido Socialista.

A juicio de la letterada del PSOE, era necesario “conocer qué dijeron o como [Luceño y Medina] pretendían estafar al Ayuntamiento”, por si “pudieran derivar otros delitos” o la participation de “otras personas” en los hechos.

‘Caso Mascarillas’

At the beginning of last April, la Fiscalía Anticorrupción presented a complaint against the entrepreneur Alberto Luceño y el aristócrata Luis Medina. En ella, el Ministerio Público relataba que ambos “inflated” el precio de tres contratos sanitarios con la funeraria municipal de Madrid: para guantes, mascarillas y test contra el coronavirus.

Lo habrián hecho —a ojos del Ministerio Público— “de común acuerdo y con ánimo de obtener un exagerado e unjustificado beneficio económico“. Y entregaron al consistorio material defectuoso o que no cumplía lo acordado.

La empresa municipal encargada de esta compra paid por todos los artículos unos once millions of euros de dinero public. Luis Medina cobró 912.742 euros como comisióna razón de un dólar por cada maskarilla entregada.

[El PSOE fracasa en su intento de investigar al primo del alcalde Almeida en el ‘caso Mascarillas’]

Su labor se habría limitado a ofrecer material al Ayuntamiento or Facilitate un contacto que, a su vez, he received, gracias a una amiga en común, por parte del primo del alcalde de Madrid. El empresario Alberto Luceño, en total, se embolsó more than five million euros for three contracts.

Likewise, according to the anticorruption lawsuit, Los Assoc comisionistas used, supposedly, documents falsified para justificar estos abultados ingresoes en sus entidades bancarias.

Con la compra de bienes de lujo —entre ellos, un piso en Pozuelo de Alarcón, un velero o varios coches deportivos; todo ello ya embargado por el Juzgado—, los dos empresarios habría tratado de reintroducir este dinero en el circuito legal.

Ambos están imputados por los delitos de estafa agravada, blanqueo de capitales y falsedad documental. Por su parte, Luis Medina Abascal también suma el de alzamiento de bienes. El hijo de Naty Abascal continued vaciando sus cuentas corrientes después de que, una vez fue interrogado por el fiscal anticorruption y ya sabiéndose investigado, le asegurase que no iba a hacerlo.

.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *