The democratizing force of technology

Crecer con una madre latina deja una huella en cualquiera, así que cuando la de Luis von Ahn le negó a su hijo de 8 años un Nintendo – aunque “todos sus amigos lo tuvieran”- no solo marcó el rumbo profesional de su hijo, sino que encendió una sparka que años después cambiaría la vida de miliones de personas alredero del mundo.

Esta es la historia sobre cómo un “no” se conviró en un “sí”, y después en un “yes”, “oui”, o “ja”, y en milliones de puertas abiertas otras culturas a través de las palabras. I am the history of the founder of Duolingo, the popular application of the green bird in which you can learn more than 40 languages ​​for free.

Luis Von Ahn nació y creció en la capital de Guatemala: “Éramos solo mi madre y yo”, es como comienza su historia. “When I was 8 years old I bought a Nintendo porque todos mis amigos tenía uno, pero en lugar de esto me compró una computer Commodore 64. Yo estaba muy enojado, pero no pude hacer nada más que tratar de aprender a usarla, lo cual fue muy difícil porque no tenía a nadie que me enseñara.”

Al poco tiempo, el pequeño noticed that there were games that could be used on the computer. Al verse limitado por la quantity de juegos que tenía, coménzo intercambiarlos con otros niños su edad, e incluso con personas mayores. Aprendió a evadir el systema de protección que evitaba copyarlos, y en poco tiempo ya tenía “un pequeño centro de piraría”, cuenta entre risas. That’s where he started his interest in technology.

“La gente adulta me pedia ayuda para aprender a usar sus equipos, y fue cuando pensé “tal vez esto podría ser una buena career para mi”. At 18, motivated by this discovery, he moved to Carolina del Norte to obtain a degree in science from Duke University.

☑

From soy and robot

Ironically, Von Ahn went from eluding the basic cyber security filters of his games to creating the most popular identity verification technology in the world. If you have opened an email account, if you have created a Facebook profile or bought a ticket in Ticketmaster, you have surely found a distorted text, or maybe you have been asked to identify images that appear in boxes. Incluso puede que solo hayas marcado una casilla con una paloma. Si no eres un robot, segurante has utilizado CAPTCHA.

The idea, according to the entrepreneur, arose during his doctoral studies (PhD) in computer science at Carnegie Mellon University, Pennsylvania, in 2000. The chief scientist of Yahoo, the largest internet company at the time, planted durante una conference los 10 problemas para los que no tenián una respuesta. One of them was how to stop people who created systems to register millions of free email accounts that they used to send spam through automated programs.
Pensé en crear un examen que pudiera diferencia una computer de un humano través de una prueba como la identificación de siglas distorsionadas, algo que la computadora no podía resolver por sí sola. “Es algo paradójico que una computadora te pida que verificeras que tú no eres una computadora,” he reflected. “Se me ocurrió hace 22 años, y desde ese entonces ha sido utilizado por practically all persons que han navegado el internet.”

As the technology advanced, the popular verification mechanism also evolved. 9 años después de su creación, la compañía que nació para commercializar aquella solution -ReCAPTCHA- fue vendida a Google. The amount of the transaction was not revealed, but Von Ahn says that “it was enough for neither él nor sus hijos tuvieran que trabajar por el resto de sus vidas”. Sin embargo, 30 años era una edad demasiado temprana para la jubilación. Decidió entonces dedicarse de lleno a su verdadera pasión: enseñar.

Fue en aquella época universitaria cuando el joven mathematico, estudiante de postgrado, tuvo la fortuna de encontrar a su mentor más importante: Manuel Blum, Venezuelan computer scientist, winner of the Turing prize in 1995. Fue un Latino, como él, quien le enseñó la que hasta hoy considera la lection más importante de su vida: pensar como un científico: “Esto significa tener curiosidad de cómo funcionan las cosas. En mi vida siempre he tenido curiosidad, por lo que he aprendido mucho. La segunda es entender las cosas a profundidad. Hay veces que uno cree entender algo, pero si no se ha hecho las suficientes preguntas al respecto, realente no entiende el funcción de lo que pretende comprender. Siempre hay más y más preguntas qué hacer.”

Esta avidez por adquirir conocimientos analíticos led him no solo to win the “Beca para Genios” de la Fundación MacArthur at los 27 años, sino también al siguiente nivel en su successful career as an entrepreneur. “Como siempre me ha encantado aprender, supe que quería hacer algo relacionado con la educación.” Con su país natal en mente, Von Ahn imagined una manera de massificar y democratizarla.

“For the first time in the history of humanity, we are at the point where we can bring education to thousands of millions of people in a cheap way through smart phones.” Gracias a las nuevas tecnologías, pensó, la gente podría aprender algo nuevo sin la necesidad de invertir thousands de millones en escuelas alrededor del mundo.

The true meaning of “democratization”

El siguiente paso, entonces, era decidir qué enseñar. “Se me ocurrió enseñar idiomas, sobre todo inglés, porque en la majority de los países del mundo simply el saber inglés hace que las persons puedan ganar más dinero”. Passionate about making a positive impact in the world through technology, he added more languages, and the green bird was soon teaching people in all countries to learn French, Japanese, Portuguese…

Para Von Ahn fue una mezcla de trabajo duro y suerte lo que lévé a Duolingo al éxito. According to its official site, in the last nine years Duolingo has become the most popular form of learning a language worldwide and the most downloaded educational application in the world. With 500 million total users and around 40 million monthly active users, which represent all countries in the world, the scope of its impact is something that he likes to illustrate with two examples of users: the refugee population in Europe y Bill Gates.

“Duolingo is used by all of the socioeconomic spectrum. Las Naciones Unidas lo utiliza para ayudar a que los refugees aprendan el idioma del país en el que están viviendo. Por otro lado me enteré que Bill Gates usa Duolingo para aprender frances. For me the combination of this is incredible, porque por un lado están los refugees con todas las desventajas y cero dolares, y al simso tiempo Bill Gates, que tiene más de centen mil miliones de dolares, y está usando el mismo system. Más dinero no le pudo comprar algo mejor a Bill Gates”, he exclaims with orgullo.

This universal character is a democratizing force that is unique in the world of technology. Von Ahn está consciente de ello, pues questionista la creencia de que la educación, por sí misma, trae igualdad a las clases sociales. Para él, lo que termina pasando es que la gente que tiene mucho dinero tiene el privilegio de poder comprar buena educación, asegurando opportunidades imposibles para quienes no tienen acceso a la misma instrucción. Gracias a su vision de equidad social, el pequeño búho verde rompe ese esquema.

Hay que empezar

As todo buen científico, Luis Von Ahn siempre se pregunta cuál es el siguiente paso. Currently, his team works on applications to learn to read and write, and also to practice mathematics. El guatemalteco se ha convertido en una especie de emprendedor serial. ¿Cuál es su secreto? Empezar.

“Lo más difícil de cualquier cosa es empezar. Esto es cierto con todo. Es muy fácil decirlo y no suena como mucho consejo, pero hay que empezar. De ahí sale todo; te vas dando cuenta si la idea es buena o mala, o si tienes que cambiarla de alguna manera. Pero eso no sucede si no empiezas. El emprendimiento te lleva a algo. Simplemente hay que empezar”, he reiterates.

In terms of the qualities of the entrepreneur, in his opinion the most important thing is optimism. En sus palabras, es muy difícil ser emprêndor y ser pessimista, porque la majoja de las proyectos parecen no funcionar en algún momento, y es muy fácil darse por vencido. Aunque haya 1% de probabilidad, lo más importante es creer que la idea funcionará.

Y tal vez sea ese 1% el que cambie el mundo.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *