The technology weakens the State’s response

Lucas Arrimada*


En tiempos de ansiedad colectiva la sociedad necesita escucha y contención concreta por leaders y funcionadores en lugar de respuestas automáticos de whatsapp.


Que el Estado te clave el visto en whatsapp. El uso de la tecnologia puede debilitar en lugar de fortarer al Estado national, a los gobiernos provinciales y municipales, a toda agency estatal, en tiempos donde más que soluciones digitales la sociedad necesita reinforcer lazos de comunidad y sentido de pertenencia, no sentirse abandonada y en soledad ante la crisis.

Una de las reaciones instituciónles reasonable producto de la pandemia fue abrir canales digitales para comunicarnos a través de dispositivos. Eso tuvo aspectos claramente positivos. Sin duda, the technology generated interesting practices in the first few months of the pandemic and allowed us to reconfigure our ways of life. Muchas de estas prácticas pueden y deben mantenerse como opciones. Otras deben ser repensadas en terminos de eficacia, eficiencia y de su resultado en la calidad del servicio otorgado. Como toda solución rápida y de emergency, trajo consigo otros problemas y efectos collaterales. Pages that collapse, whatsapp that never respond, bots that alienate a person who needs sensitive responses and emotional contention de otro ser humano se entracen con una respuesta automática o, con algo peor, con el silencio del Estado. En el celular o en las oficinas estatales al caerse el sistema se cae el Estado.

La apertura de foros, webs y grupos de whatsapp pueden terminar alienando y abriendo otro proceso de destrato en lugar de dar un espacio de escucha y posibles solucións. Reforzar la ya presente ansiedad social con los problemas del uso de una tecnologia que potencia esa angustia puede traer problemas estructurales ante un descontento social en aumento.

Pensar que el Estado se puede volver un lugar de autoservicio y autogestión como una institución bancaria sin un seguimento responsable puede terminar abandonando a grupos enteros, puede fomentar mucha frustration hacia el Estado que delega su respuesta. Puede reinforcer la sensation de Estado failido. If “el sistema” se cayó, el Estado justamente no puede caerse con “el sistema”. Los funcionarios politicos se lavan las manos cuando responsabilizan a “la gente de sistemas” por una decisión que ellos delegaron. A pesar de la delegation ellos siguen siendo responsables. The weakness of the current state also pas for the invisible delegations of a technocratic mentality as ingenuous as dangerous because it does not solve the fundamental problems and implies the delegation of sovereignty that the society concedes to its representatives and from transnational platforms that derogate rights to privacy datos personales protegidos en la Constitución.

La irresponsabilidad de profundizar la debilidad estatal. El Estado no es el único responsible de las respuestas sociales, pero su articulación con comunidades, redes, familias y el private sector es fundamental. Hay diferentes imágenes del Estado en el imaginario social. Por un lado, el espacio vital de la Escuela pública en la que crecimos y conocimos nuestros amigos de la infancia/adolescence, el hospital public donde nació toda la familia y el registro civil donde se casaron nuestros padres, hermanos e hijos. Por otro lado, también tenemos al Estado como amenaza ante la arbitrariedad policia, la burocracias opacas y hostiles, las reglas cambiantes y las cámaras sorpresas en municipios que hacen multas para amenazar legally a vecinos de la propia provincia o de otras provincias a pesar de no estar homologadas, de no ser validas. The State as a life development space and the State as a threat, problem and obstacle.

La relación Estado y sociedad está ya en jaque hace tiempo. Pensar al Estado como una institución privada con formas de autoservicio digital will have self-destructive consequences. La necesidad de reconstruir espacios que nutran vínculos reales y palpables con las comunidades es vital. En caso contrario se hará fuera del Estado y contra el Estado si la representation política sigue con su cuerpo de respuestas insensibles, escleróticas y disarticuladas.

Los procesos de debilamiento del Estado deben ser tomado en serio y de manera responsible ante tanto infantilismo politico. El uso de la tecnologia es el nuevo pensamiento mágico donde el optimismo ingenuo y la delegación irresponsible de decisions sovereigns pueden terminar socavando al propio Estado además de hacerlo depender de plattformas que no controla ni le responden a nadie. Si se cae “el sistema” que llamamos Estado -que costó el sudor y esfuerzo de generations de Argentinas y Argentinos- puede venir un apagón much more peligroso.

* Professor de Derecho Constitucional y Derecho Público Provincial y Municipal en la UBA.


Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *