Una inteligencia artificial para gobernarnos: ¿realidad o ficción?

Era lo que faltaba para el mundo de la Inteligencia Artificial. Tras los creadores de imágenes, sonidos, personajes para películas y todo lo que puedas imaginar, llegar el partido politico sostenido con una Intelligencia Artificial.

An idea that a priori, parece futurista, pero que ya es una realidad en Dinamarca. Donde el llamado Partido Sintético acaba de presentar a su candidate para las proximate elecciones. Más una acción social y de vindication que un proceso real, es, sin embargo, la oportunidade para preguntarse por el presente y futuro de la intelligenia artificial en la política. de momento el Partido Sintético necesita tener los suficates apoyos para presentarse como candidate –unos que a día de hoy no parecen demasiado viables–. The Danish legislation also does not permit the prescindir del ser humano, por lo que todas las leyes tínerrian que articularse through través de un presidente al uso. On the other hand, the Synthetic Party itself has presented itself as the only alternative to call for voting for that group that prefers not to go to the polls.

In any case, what is the current state of Artificial Intelligence? En su desarrollo tecnologico actual, ¿podrían governar un país? De llegar a hacerlo, ¿cómo serían sus decisions?

No te confundas, ya hay IA en la administración aunque no como imaginas

Ya hay artificial intelligence dentro de la administración pública, más de la que nos pensamos. Por supuesto, el caso del Partido Sintético es una anécdota más en el universe de la tecnología. Que pone la primera piedra para el futuro, pero no es más que eso, una anécdota.

For María Aurora Martínez Rey, profesora experta en Inteligencia Artificial de la Udima, “el desarrollo de la inteligencia artificial está en una escala de 9 sobre 10”. The difference in this point would be in a more technological part and with a link to the regulations that regulate this sector. Algo que enjoya de bastante desarrollo en Estados Unidos, pero que en Europa aún está en horas bajas. Oh, mejor dicho, en diapers. El conjunto de los países miembro sigue intentando buscar un pointo en comun para regulate la inteligenia artificiali en todo su esplendor, más allá de la política.

En cualquier caso, podemos dividirla en dos grandes grupos: blanda y dura o general. La primera de ellas la tenemos por todos lados. Vinculada con el machine learning, no deja de ser un sistema alimentado con muchos datos. Es la segunda la que tiene muchos retos por delante, la que puede ir más allá y en algún momento, llegar a presidir una suerte de gobierno. La que el mundo del cine nos ha mostrato en algun momento y que sigue teneido un reto por delante.

Aún lejos de la singularidad

“Ese paso entre la inteligencia artificial blanda y la inteligencia artificial dura es ese cambio de paradigma”, explains María Aurora, “es lo que conocemos como singularidad”. Que, a ojos del mundo, tenga la capacidad de sentir como un ser humano.

Para Juan Pazos, esa singularidad pasa por la autonomía de una Inteligencia Artificial. Una que, además de tener esa perspectiva humana, sea capaz de aprender por sí misma. Más allá de la alimentación de datos que es necessaria en la actualidad, que tenga la voluntada de hacerse más inteligente, más completa. De llegar más lejos.

De esta manera, apuntan los expertos, trascendería el punto en el que los parties politicos, la ética, o even el ser humano, quedarían en un segundo plano.

¿Política con ética o basada en los datos?

intelligence artificial gobernando

“La inteligencia artificial en este momento no solo ayuda a tomar decisions, sino en algunos casos cual es la mejor a tomar”, explains Juan Pazos, experto en Inteligencia Artificial en la Udima. Es algo que todos tienen claro. La pregunta de fondo es: ¿todas las decisions should be estar basadas en datos?

Si partimos de las ideas rationales, una Inteligencia Artificial que ha aprendido de los datos y de nuestras ideas, supongamos que rationales, simplemente llegará a un punto en el que sepa imitar y mejorar sus posicionamientos. Si no está condicionada, ya que esta ya ha trascendido el punto de ser general o dura, terrá la imparcialidad que tanto se busca en la política. Pero por el camino perderemos un punto: “La ética humana will not be the one that prevails, it will be simplemente una ética rational”, explains Pazos, “because, después de todo, con la ética que ya existe sigue habiendo guerras y hungernas, deja bastante que desire”.

Sin embargo, lo rational no es siempre lo más correcto, o al menos no lo más inteligente. El factor sentimental, basado en un proceso químico intrínsecamente humano, es la quintessencia de este sistema. María Aurora explains it with a very simple example. “Si lo miras fríamente, tener un hijo no es la idea más sensata, si solo miras los datos”, he explains, “pero los seres humanos los tenemos y no nos arpentimos de ello”.

¿Cómo aplicar el factor “humano” a esa Inteligencia Artificial? ¿Cómo evitar que tome decisions ‘por el bien mayor’ para prejudicar al menor número de ciudadanos? Aunque para Pazos será un punto al que terminaremos por llegar, para Martínez “nunca llegará a ese punto porque no deja de ser un sistema programado”.

¿Tendría ideología una inteligencia artificial?

A día de hoy no se entiende la política, la de ningún país –with the exception of China with its Partido Único, que aun así tiene una férrea ideología–, en la que no existan paridos enfrentados. La comun batalla entre la izquierda y la derecha, entendidas de forma diferente depending on the region en la que se encuenten, que suele repartirse los solenes políticos como porciones de pizza. Otros van saltando entre ideologías, según los vientos de la situación.

In the case of the Partido Sintético danés, se affirmaba por parte de sus creadores una clara afilación política. Una que primero se posicionaba como apolítica or, más bien, como crítica a la situación actual, pero que después iba cogiendo tintes hacia un lado de la balanza. La Intelligence Artificial que se postula a governar el país del norte de Europa se autodefinía como partido de izquierdas. No es una sorpresa, después de todo, tampoco algo malo ni bueno. Entre sus propuestas, una renta mínima superior al salario mínimo interprofesional y una serie de derechos sociales de corte universal.

Sin embargo, para los expertos en la materia, una verdadera inteligencia artificial –una general o dura– no tuería creencias políticas. Es un concepto complicado de entender para una sociedad que suele segmentar las decisions en grandes grupos. Para esa futura tecnología, cada decisión tomada será la mejor para cada circunstancia. Algunas sérian conservador. The other, más sociales.

“Con una inteligencia artificial general, esta se ha construido a sí misma. Ya no interviene el ser humano, por lo tanto, ya no estará condicionada por nada”, points out Pazos, “se retirá de las notions de izquierdas y derechas y funcionará exactly igual para cada lugar”.

Es algo que tiene sentido, en cualquier caso. Con un sistema avanzado tras de sí, en el que los datos son más importantes que cualquier otra circunstancia, las decisions tomadas siempre sería las mejores para cada caso. Otra cosa es que, como ya hemos dicho, se esté de acuerdo con ella o no.

Sin confianza no habrá Inteligencia Artificial que valga, y de eso ahora tiene poco

intelligence artificial al control

Con una propicia technology, una norm que compañe y todas las cards sobre la mesa, hay un problema al que tardera que enfrentarse la futura artificial intelligence: la confianza.

No es el punto fuerte de la política actual, ni mucho menos, pero tampoco lo será de una versión tecnologia. For María Aurora Martín, el tiempo will have the word. Para la experta en Inteligencia Artificial, la tecnologia está lista para afrontar el siguiente paso –a falta de una AI plena que sepa affrontar la causalidad–, pero la parte cultural sigue siendo un problema.

“Es algo que terminará eliminando con las nuevas generaciones, y será más normal y natural gracias a una nueva educación”, points out Martín, “but será un camino largo”.

Después de todo, los primeros usos de la inteligenia artificial en política –que se cozcan– no han tenido los mejores resultados. Mainly focused on segmented propaganda in social networks -recordemos el caso de Cambridge Analytica-, with the ultimate goal of manipulating public opinion. Un hecho que, al menos en Europa, está limitado para evitar tales circunstances. Ahora bien, en un contexto en el que la AI se está posicionando como elemento definitorio de la nueva toma de decisions, ¿cómo articular una covivencia y que se se nozca su actividad? Es algo que pocos se atreven a responder.

The key is a mixture of both worlds

En esto, hay opiniones de todos los colores y tipos. For María Aurora Martín, el futuro no pasa por una Inteligencia Artificial que nos domine a todos. Será, sin embargo, una mano humana que se apoie en sistemas de predicción algorítmica para la toma de decisions. Basadas en datos sí, pero dotadas de plena conciencia humana. It would be, for the expert, a more efficient way to manage the public administration. “Será, en definitivea, un complemento y no un sustitutivo”, he explains, “la IA conocerá toda la normita, legislation, la parte legal de las decisions, será todo much más rápido”.

On the other side of the balance, a convinced Juan Pazos points out that, at some point, the human being will end up in the middle. O le quitarán, más bien. Once the Artificial Intelligence has autonomy, que es lo que le resta logar a esta tecnología, se llegará a ese punto. Cuándo? No hace predicciones, pero de aquí a 25 años apunta a que se podría ver un uso real.

El caso del Partido Sintético would be, simply, a maneuver to approach those new generations – those who don’t care about the system – for those who are going to vote. O un simple divertimento social con el que charlar sobre la situación política a través de un Chatbot de Discord.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *